Celulas T

Células T, atacando al coronavirus. Créditos: Centros para el Control de Prevención y Enfermedades. (CDC)

Por Ramón Warini


Un sistema inmunológico completamente funcional es esencial para la autopreservación y la buena salud. Las respuestas inmunitarias saludables tienen varios atributos y son la clave para el reconocimiento de cuerpos extraños o antígenos y la movilización de una respuesta rápida y adecuada.

 

El sistema inmunitario, que se mantiene saludable, tiene una capacidad altamente agresiva para reconocer lo propio de lo no propio, es capaz de responder vigorosamente en el encuentro inicial con un antígeno patógeno que no corresponde en el sistema.

 

"En un ambiente de funcionamiento normal, las células T de su cuerpo reconocen lo que están tratando de encontrar, por lo general una bacteria o un virus – y guían a las demás células del sistema inmunológico para atacar al patógeno”, dijo el Dr. Alan Skarbnik, asociado del programa de trasplantes y terapia celular del Instituto de Cáncer de Novant Health. “Una de las formas en que cualquier virus crece en el cuerpo de una persona es porque crea mecanismos para escapar del sistema inmunológico de la persona".

 

¿Qué son las células "T"?

Según un informe del centro médico académico estadounidense sin fines de lucro mejor conocido como Mayo Clinic, las células T son unos organismos que residen dentro de nuestro cuerpo y son inmunes, cuyo principal propósito es de identificar y posteriormente matar a patógenos que se han injerido de manera invasora en nuestro sistema inmune.

 

Lo hacen empleando muchas proteínas en su superficie, que la mayor parte de su activación pueden adherirse a proteínas en la misma superficie de estos impostores que abundan en la sangre del paciente. Pues cada célula T es única y altamente específica con su propósito de atacar lo desconocido. Al igual, existen billones de variaciones posibles de estas proteínas que se encuentran en la superficie, y cada una puede reconocer un objetivo diferente, dice el informe.

 

Pues esta institución, que se centra en la atención médica, la educación y la investigación integral, dice que las células T pueden mantenerse en la sangre durante años después de una infección, esto se debe a que contribuyen a la memoria a un largo plazo del sistema inmune, el cual le permiten organizar una respuesta más rápida y más efectiva cuando este queda expuesto a un viejo enemigo en el futuro.

 

Ahora bien, los linfocitos que al final del día se convierten en las células B, y que son presentadoras de antígenos (APC conocido por sus siglas en inglés) constituyen un sistema inmunitario que se adapta y que responde a desafíos de inmunidad, como microorganismos extraños que se insertan en el cuerpo, y que también tienen un potencial de autoinmunidad.

 

Los linfocitos B se derivan en su mayor parte de la médula ósea y maduran a través de varios pasos secuenciales y programados. Pues Mayo Clinic dice que las células madre hematopoyéticas en la médula ósea maduran en células pro-B, células pre-B y luego células B inmaduras. Estas células, según dice el informe, que ingresan a la sangre como células B de transición y migran a los órganos linfoides secundarios.

 

Otras células B, después de la exposición a antígenos, requieren la ayuda de células T, que generalmente es una estructura llamada centro germinal, donde las células B que expresan anticuerpos de mayor afinidad se seleccionan y se expanden alrededor. Pues tanto la respuesta rápida de anticuerpos como las vías dependientes de células T están reguladas por los APC de diferentes linajes.

 

Es así como los productos de células B del centro germinal producen anticuerpos solubles que reaccionan con el antígeno activador, mientras que las células B de memoria portan anticuerpos unidos a la membrana y están preparadas para montar una respuesta rápida y eficaz a la exposición del antígeno.

 

¿Pero como los seres humanos pueden adquirir un sistema inmune fuerte y resistente para combatir cualquier antígeno como el COVID-19 y otros patógenos que se pudiesen ingresar en nuestro cuerpo? La respuesta a esta importante pregunta es, la adquisición de células "T" y “B”.

 

Pues según el nutricionista y dietético de la Academia de Nutrición y Dietética de Nevada, el señor Raiza Shipin, dice que los seres humanos tenemos las llaves para tener y reforzar nuestro propio sistema inmune siguiendo una nutrición adecuada para crear esas células que nos defienden ante enemigos como el COVID-19.

 

"Hay que consumir por lo general varias porciones de estos alimentos que son tal como mariscos, en especial el salmón por su alto contenido del zinc, y lo podemos acompañar con el ajo - ya que ayuda a combatir hongos, virus, bacterias y más", dijo Shipin. "También debemos comer muchos cereales, los cuales tienen mucha vitamina B, esencial para generar linfocitos - y sin olvidar el yogur, que es un probiótico que produce bacterias buenas que se encargan de liquidar infecciones".

 

Aunque también el nutricionista destaco la necesidad de siempre estar consumiendo frutos cítricos, encargados de la vitamina C, la cual es importante para la formación de proteínas.

 

Para más información de como mantener un sistema inmune saludable, visita mayoclinci.org o acude con tú médico y posteriormente con un nutricionista.

 

NOTICIAS SIMILARES:


 

Vacuna Johnson y Johnson se suspende

- Abril 13, 2021

Detalles

 

       

 

Tercera dosis de refuerzo

19 DE AGOSTO DE 2021

Detalles

 

       

 

Estadísticas del COVID-19

- Abril 30, 2020

Detalles

 

       

Leer esta noticia en inglés en:
Todaynews.media

T células

La temperatura en Las Vegas
Hoy es 09/08/2022
LAS VEGAS El Tiempo